El mercado de pases de Independiente, hasta el 9 de junio, no es lo que Eduardo Domínguez esperaba. O mejor dicho, lo que le prometieron al DT. Tal es así que Muy Independiente pudo enterarse de que puertas adentro está impaciente y ofuscado por la falta de refuerzos.

Al entrenador del Rey de Copas le expresaron que iba a tener a dos o tres futbolistas para el inicio del torneo y la realidad marca que en vez de sumar, sigue restando. A la baja de 9 jugadores (consensuado con Daniel Montenegro), ahora se le suma la confirmación de que no van a seguir ni Domingo Blanco, ni Andrés Roa, ni Carlos Benavidez.

Domínguez pidió claramente que ese dinero ofertado, principalmente a Blanco, sea utilizado para cerrar la llegada de incorporaciones que le nutran el plantel. Ante Talleres, el Rojo va a presentar un banco con tan solo 7 suplentes, de los cuales sólo tres podrían ser utilizados de mitad de cancha hacia adelante.

Si bien es cierto que este mercado de pases es inusual, ya que irá hasta el 7 de julio, el técnico dejó de manifiesto que necesita jugadores nuevos y los necesita de forma urgente. Es consciente de que Montenegro inició gestiones, pero de momento ninguna se encaminó lo suficiente como para proceder a la firma.

La presión a los directivos es cada vez más fuerte e incluso no se descarta que, de no haber avances reales, el DT tome una fuerte decisión que exponga la realidad de la plantilla que hoy tiene el Orgullo Nacional. Mucha tensión, en el comienzo de un torneo que parece ser la continuidad exacta de años de desidia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí