El mediocampista de Independiente realizó declaraciones a la prensa después de los estudios por el golpe que sufrió ante Racing, que lo hizo salir en ambulancia del Cilindro.

Más allá de las grandes polémicas que dejó el Clásico de Avellaneda, una de las preocupaciones para el cuerpo técnico del ‘Rojo‘ y de todos los hinchas fue el golpe que sufrió Lucas González, que lo obligó a salir en ambulancia del estadio.

Hoy, a la salida del Sanatorio Finocchietto, el mediocampista habló con Germán Alcaín y contó sus sensaciones sobre lo que fue el partido y el duro golpe que sufrió: “Fue un golpe fuerte que me agarro de lleno en la nuca. Cuando me desperté, estaba en la ambulancia, me dolía mucho la cabeza. Fue solamente un susto”.

“Me acuerdo hasta que salté, después no me acuerdo más nada. Me preguntaban qué había pasado y no me acordaba. La verdad que estuve dormido un poco las piernas, eso me asustó un poco, el mareo, las náuseas, la verdad que me asusté un poco. Fue un momento que me dio miedo al no sentir las piernas. Ahora estoy bien,” comentó ‘Saltita‘.

“Volví a ver las imágenes de la jugada. El salta después que yo toco la pelota, no me ve. Creo que fue sin intención. Lo importante que estoy bien. Mañana tengo que ver al médico,” añadió el jugador, a la vez que avisó que “todavía no agarré el celu. Seguramente tendré muchos mensajes de los compañeros. Lo primero que dije fue cómo salió el partido y que le avisen a mi vieja que debe estar preocupada”.

Consultado sobre la polémica del final, ‘Saltita‘ fue contundente: “Claramente no es penal. Es una decisión que nos perjudicó. Ya está todo dicho, se tienen que hacer cargo de eso”.