Walter Lusnig , dirigente de Independiente, habló en exclusiva con Muy Independiente Radio.

En sus primeras palabras comentó: “Hace varios días tengo el alta médica como muchos chicos del plantel. Una oficina de control pudimos pasarla pero en la otra nos frenaron y no nos dejaron seguir a todos los que habíamos arrojado resultado positivo”.

“Somos once personas las que no pudimos pasar. Lo primero que hicimos es buscar ayuda de Conmebol pero nadie pudo hacer nada. Nosotros reclamamos que ya estábamos dando ventaja deportiva por estar seis horas parados en un aeropuerto”, manifestó.

Siguiendo con sus dichos mencionó: “Después de que Conmebol nos diga que no podían resolverlo empezamos a buscar ayuda con el cónsul. Los que dieron PCR negativo fueron a las 2 de la mañana al hotel. Para nosotros esto fue una decisión arbitraria”.

“Nadie nos dio una explicación concreta parece que la ciudad de Bahía pertenece a otro país porque ya han venido a Brasil muchos equipos y nunca pasó esto”, contó.

Respecto al cotejo ante Bahia dijo: “Conmebol quería que se juegue el jueves en Asunción o mañana acá en Brasil, y la verdad que por un día no nos iba a cambiar en nada, entonces Independiente pidió jugar hoy mismo”. Además agregó: “Optamos por jugar hoy para que a quienes les toque estar tengan más descanso pensando en el domingo contra Huracán”.

“Lo lógico hubiese sido tomarse un avión de vuelta ayer mismo pero no es lo que le conviene a Independiente”, explayó.

Por último declaró: “Silvio Romero dio positivo primero y negativo después. Acá en Brasil no nos hicieron ningún testeo, nosotros vinimos con un papel con el PCR ya hecho”.