Javier Baez, ex jugador de Independiente, habló en exclusiva con Muy Independiente Radio.

En sus primeras palabras comentó: “Pasaron muchos años del gol a Racing, siempre lo miro. Una felicidad enorme”.

“Tuve una charla hace algún tiempo atrás para volver a Independiente pero era el capitán de mi equipo y no podía dejar la institución así”, manifestó.

Siguiendo con sus dichos afirmó:  “Tengo muchas ganas de una revancha en el club pero en mi posición así puedo demostrar, de lateral no rendí, no me sentía cómodo”.

“Tengo una espina clavada con el club porque jamás pude jugar en mi posición habitual. El Rojo me dio tanto que me duele muchísimo haberme ido. Ahora estoy en un buen momento pero jamás me olvido del club”, explayó.

También contó: “Ese gol y el título de la Sudamericana fueron de los momentos más felices de mi vida. Fue hermoso”.

“En Perú crecí mucho, a partir de ahí hice un clic. Después fui a México, vine a Godoy Cruz y ahora estoy en Paraguay. Ojalá pueda seguir así”, expresó Baez.

En referencia a su vínculo con Independiente dijo: “La última vez que fui al predio estaba Holan como técnico, hace mucho no voy. Lo que creció la institución es tremendo”.

“Para nosotros estar en la primera del Rojo en su momento fue mágico, único. Todos veníamos de abajo y estábamos viviendo un sueño. Pasa en muy pocos lugares que todo un equipo juegue en primera”, opinó.

Luego declaró: “El momento del club hasta que ganamos la Sudamericana 2010 fue verdaderamente difícil, ese título fue un desahogo”.

“El equipo de Independiente dirigido por Holan era una locura lo que jugaba, una lastima no haber ganado más títulos”, sostuvo.

Por otro lado aseguró:  “El momento más triste es el penal fallado en Japón y perder la Copa, me dolió muchísimo. Decepcioné a todos, me hice cargo. Yo tenía 20 años y solía patear bien, había convertido muchos goles de penal”.

“Tener a Maradona como técnico fue de las mejores cosas que me pasaron en mi carrera. Me trataba muy bien. Nunca tuve tantas cámaras en un entrenamiento como cuando estaba Maradona con nosotros, era una locura”, confesó. En consecuencia añadió:  “Me cayó muy mal el fallecimiento de Diego, hablaba muy seguido con él. Fue un golpe muy duro, no lo podía creer. Me sigo hablando con allegados a él, estaba pasando un momento difícil. Una lástima fue”.

Por último mencionó: “Tengo contrato hasta Diciembre 2022 en Libertad. Ojalá pueda volver al Rojo y ayudarlo como me han ayudado a mí. Cumplí un sueño como jugador que fue debutar pero me formó como persona. Eso es impagable”.