David Abraham visitó los estudios de Muy Independiente Radio y repasó sus inicios en el Rojo, sus años en Europa y las chances que tuvo de regresar al Rojo.

Durante los últimos mercados de pases, se lo nombró como uno de los posibles refuerzos para la zaga, pero los rumores no pasaron a mayores. “Me contactaron en la época de Holan pero la verdad que estaba muy bien en Alemania, de hecho me renovaron dos veces el contrato sin necesidad de renovarme”, comentó el defensor.

En esta misma línea, sobre el interés que hubo durante el ciclo de Lucas Pusineri y el motivo por el que finalmente decidió terminar su carrera en Alemania, expuso: “La pandemia frenó un poco mis intenciones de volver, no creí que se iba a hacer tan largo. Llegué a hablar con Pusineri, Damiani y Pablo Moyano. No sentía un interés real del club, de hecho no volvieron a hablar conmigo después de febrero del año pasado. Quizás la posibilidad de mi vuelta estaba más impulsada por Pusineri, lamentablemente no se dio. Me quedé en Alemania un tiempo más y después decidí retirarme”.

Además, aseguró que en la actualidad su única intención es seguir jugando en Huracán de Chabás, equipo que lo vio dar sus primeros pasos en el fútbol: “No hay chances de volver a jugar al fútbol profesional. La decisión de retirarme fue tomada. Obviamente es tentador volver a jugar pero prefiero dedicarle más tiempo a mi hijo y tener la libertad de verlo cuando yo quiera”.

Su etapa en Independiente

“Debuté en cancha de Lanús de lateral. Pastoriza me dijo: ‘dale nene que entrás’. Pude disfrutarlo poco en primera al Pato, lo tuve más en las juveniles y sé lo que él significa para toda la gente de Independiente”, manifestó el Flaco.

Luego señaló: “No es fácil llegar a jugar en Independiente, yo era chico y en ese momento me vinieron muchas cosas de golpe, la cabeza un poco se te va. Estuve en la pensión un tiempo y me hice amigo de Ustari, Gabbarini y Assmann”.

Además, recordó el tiempo que compartió con el actual entrenador de Independiente: “Con Falcioni llegué a jugar 22 partidos, a veces usábamos la línea de tres centrales. En ese equipo, Agüero era la magia pero Frutos era clave, la partida de él nos debilitó mucho”.

El sentimiento por el club

“Seguí a Independiente en todo el tiempo que me tocó estar en Europa pero al mantenerme lejos se me fue un poco el dramatismo con el que vivimos acá. En Alemania no hay programas deportivos prácticamente y hablan solamente de los partidos”, reveló Abraham, y sumó: “Cuando hablaba con mi viejo me contaba todo lo que pasaba con Independiente, él es fanático”.

Asimismo, aseguró: “Nunca dejé el sentimiento por Independiente de lado, la verdad es que eso nunca se pierde”.

Sus años en Europa

“Primero pasé por el Gimnastic de España y ahí me tocó irme al Basel de Suiza. Jugué champions y nos tocó el mismo grupo que al mejor Barcelona de Guardiola. Fue impresionante jugar con ellos”, expresó en el inicio de su relato, y sumó: “Después de Basel quise volver a España. Llegué al Getafe y rápidamente me quise ir por la cantidad de problemas que tenía el club, nos costaba cobrar, no tenía una buena infraestructura y otro tipo de falencias”.

Continuando con el repaso de su extensa carrera, expuso: “Después me compran del Hoffenheim alemán y ya me quedé en Alemania. Estuve en Frankfurt desde 2015 y es una ciudad hermosa, además el club es muy reconocido allá, tiene una tradición importante y una hinchada muy seguidora”, y completó: “Pudimos salir campeón con el Frankfurt después de 30 años sin que el club consiga un título. Nico Kovac me puso como capitán del equipo, a él le gustan mucho los jugadores latinoamericanos”.

Paralelismo entre el fútbol argentino y alemán

“Me retiré siendo capitán, sintiéndome bien. Yo creo que hay similitudes entre el fútbol argentino y el alemán, los dos son muy dinámicos aunque no se ven tantos uno contra uno”, deslizó.

Además, señaló: “En Europa la pelota vuela, el césped está permanentemente mojado y allá es todo tocar e ir a buscar, es muy difícil interceptar un pase”.