Mariano Pernia pasó por Muy Independiente Radio y repasó su paso por Independiente. Además, analizó las diferencias entre el fútbol argentino y el español.

“Pasé por un montón de momentos antes del debut, me rompí cuatro veces el quinto metatarsiano. Debuté con 23, ya era grande. Yo siempre me consideré uno más del montón. Si bien me sentía preparado para jugar, hice todo con mucho esfuerzo en mi carrera”, comenzó el ex futbolista, y sumó: “Yo estaba peleándola en Independiente, ¿qué mejor lugar que ese para hacerlo?. Además, nadie me aseguraba que si me iba a otro club me iba a tocar jugar. Disfruté mucho entrenar con el equipo pese a no jugar en la época de Gallego. Si me das a elegir, volvería a hacer lo mismo”.

Con respecto a su salida del club, expuso: “Tenía 25 años cuando me fui de Independiente y solo me pagaban el sueldo. Hablé con el presidente de ese momento y le dije que nunca había cobrado una prima. Me ofrecieron el pase a cambio de la deuda pero con el impedimento de ir a otro club del país”.

Recordando el equipo que se consagró campeón “En algunas cosas, el equipo del 2002 innovaba. Fede Domínguez atacaba mucho por dentro, eso es algo que hoy hacen todos los laterales. El semestre pasado al campeonato, habíamos salido últimos y a la gente obviamente no le gustó. Por suerte seis meses después, se logró una tranquilidad económica en el club que permitió que todo funcione bien”.

Luego, en relación a su paso por el fútbol español y las diferencias con el argentino, señaló: “Desde el primer día que llegué a España me di cuenta que me iba a ir bien. Me sentía cómodo jugando, entendía perfectamente lo que me pedía el entrenador y me gustaba mucho la forma del fútbol europeo. En el fútbol argentino se juega desordenado, hay mucho mano a mano. Yo no tendría condiciones para jugar en Argentina porque muchas veces se te exige el uno contra uno que yo no tengo”:

Además, reflexionó: “En Argentina no hay un trabajo de fondo. Todo se desarrolla en seis meses y es muy difícil así. El mandato de los dirigentes en Argentina es de cuatro años nada más. Ese tiempo solo te sirve para instalar un verdadero cambio, no para conseguir resultados permanentemente”, y sumó: “A la gente no le importa que se trabaje bien en inferiores y tengas un club saneado, solamente quiere que la primera gane el domingo”.

Por otro lado, Pernia deslizó: “Fui dos o tres veces al predio de Domínico y la verdad es que evolucionó mucho”.

En relación a la posibilidad de ser entrenador, exclamó: “Cuando termine el curso de entrenador me encantaría dirigir primera división. Para eso me estoy formando, voy a ver entrenamientos. Lógicamente, me gustaría jugar como el Barcelona de Guardiola, pero a veces no tenes los mismos jugadores, ja”, y añadió: “Sería lindo dirigir a Independiente pero hay que prepararse mucho, no es fácil. En este momento, hay que apoyar a Pusineri, ojalá le toque triunfar como lo hizo cuando era jugador”.

En el final, con respecto a la llegada de Burruchaga a Independiente, opinó: “Ahora tiene que haber un poco más de tranquilidad, es un tipo del fútbol que conoce como pocos a Independiente”.