Independiente, que perdió 1-0 con un jugador más durante todo el segundo tiempo, tuvo la pelota, dominó el partido, pero no fue claro con la pelota.

En el primer tiempo, la más clara la tuvo Bustos. Fabricio arrancó desde su posición de 4 y jugó con Roa que con un taco se sacó de encima a 2 jugadores. Silvio Romero, como único centro delantero, picó al espacio que tenía libre para dejar solo frente al arco al lateral derecho del Rojo. Últimamente, la idea ofensiva de Independiente consiste en las pasadas de los laterales hacia al ataque y la creación de juego a partir de Soñora y Velasco. Así llegó el gol del Tractorcito ante River.

El esquema 4-3-2-1 que plantea Falcioni, con Soñora y Blanco acompañando a Romero y dos mediocampistas –Velasco y Roa- detrás del 9, hace que el Rojo lleve un juego con muchos pases, pero que, por las características de Silvio Romero, de tirarse unos metros atrás y ayudar a tener la pelota, deja descubierta el área.

Los 5 cambios que hizo el técnico del Rey de Copas tampoco pudieron cambiar la diferencia. A los 45 minutos, por una lesión de Roa, decidió poner a Togni. Falcioni no arriesgo demasiado ya que en el banco tenía a Zarza y Pozzo, dos juveniles que cuando entraron más tarde, a partir de paredes y toques rápidos, generaron jugadas claras. Herrera y Márquez fueron los otros dos que ingresaron, pero que no pudieron hacer mucho.