El plantel profesional de Independiente se entrenó en el Libertadores de América, de cara al duelo con Brown de Adrogué por la Copa Argentina.

Los futbolistas llevaron a cabo trabajos movimientos de salida, ejercicios tácticos en espacios reducidos y tareas de pelota parada.

El único que trabajó de manera diferenciada fue Francisco Silva, quien padece una distensión de grado dos en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha. El chileno desarrolló movimientos físicos de rehabilitación en el campo de juego.