El psicólogo deportivo Carlos Gutiérrez pasó por Fox Gol Verano y habló de su trabajo con el plantel profesional de Independiente.

En el comienzo, el colombiano se refirió a sus primeros días en el país y en el Rojo: “No había tenido la chance de venir a Argentina. He encontrado un país lindo, la gente muy cálida. La receptividad del grupo, la directiva y todos los que trabajan en Independiente ha sido interesante. Los jugadores han sido abiertos a los trabajos. Aunque para algunos sea novedoso, ellos ven que es un trabajo planificado, científico, que viene a aportar para que el rendimiento sea un poco mejor”.

Con respecto a la extrañeza que aún genera este tipo de procedimientos en nuestro país, expuso: “Es algo curioso pero no es solo en Argentina, se da en varios países. No se ha comprendido la importancia de trabajar la parte mental. Los seres humanos son cuerpo y mente. Normalmente se trabaja la parte física pero no se le da importancia al componente mental, que es determinante en la ejecución de movimientos y en las reacciones ante las diferentes circunstancias”.

En relación a su tarea y el objetivo que tiene, señaló: “El fútbol es un estado de ánimo y es importante trabajar la inteligencia emocional en el futbolista. Nosotros trabajamos para preparar al futbolista para las circunstancias a las que se pueden enfrentar: cómo reaccionar ante los resultados adversos y las presiones, cómo tener el control mental y emocional para desarrollar el 100% de mis posibilidades”.

En esta misma linea, el psicólogo detalló: “Comenzamos con el trabajo tanto individual como grupal. En lo individual, realizamos test que me van a permitir medir cómo está el deportista en el inicio de mi trabajo. También se hace un trabajo grupal para analizar el ambiente y la dinámica, como un sociograma. Los psicólogos tenemos que hacer que el futbolista vea que trabajo es un trabajo profesional y que le va a sumar”, y continuó: “Son trabajos muy dinámicos, entretenidos, que a veces terminan pareciendo juegos. A medida que va transcurriendo el trabajo con la neurociencia y la concentración mejora, los jugadores se dan cuenta de que vale la pena”.

En el final, Gutiérrez aclaró que su trabajo no tiene que ver particularmente con el presente adverso de Independiente, sino que va más allá: “La gente cree que somos bomberos que venimos a apagar incendios, que trabajamos solo cuando las cosas no van bien. Los psicólogos del deporte no tenemos la varita mágica para cambiar todo con una sola palabra. Este es un trabajo que se tiene que hacer tanto en la victoria como en la derrota”.