Ariel Penel dialogó en exclusiva con Sportia.

En sus primeras palabras se refirió a su decisión sobre el final del cotejo: “Nunca tuve dudas de la jugada. Estoy 100% seguro, la pelota no da en la mano del jugador de Independiente”.

“La ví después del partido y es lo mismo: la pelota pega en la cabeza”, manifestó.

También agregó: “No pedí asistencia de mis colaboradores porque esa jugada es mía. La pelota no da en ninguna parte del brazo”.

“Es una jugada gris. Hay que decidir en una milésima de segundo, si es o no. Acá la derecha es mía. Yo lo llevo al VAR. Si estaba , no nos ponemos de acuerdo”, dijo por último.