El plantel profesional de Independiente se entrenó en Villa Domínico, de cara al partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores.

El conjunto de Ariel Holan realizó tareas de pelota parada, a excepción de Francisco Pizzini, que sufrió una distensión en el recto del muslo derecho, y de Leandro Fernández y Gonzalo Rehak, quienes continúan con sus rehabilitaciones.

La novedad de la jornada de este lunes fue la presencia de la Unidad Antidopaje de la CONMEBOL, que realizó el control “out competition” a todos los integrantes de la lista de buena fe del Rojo.

Por otro lado, Ricardo Enrique Bochini se acercó al predio para presenciar el entrenamiento, algo habitual desde la llegada de Holan, y dialogar con el grupo.