Los futbolistas profesionales de Independiente se entrenaron en doble turno este viernes, siguiendo con la pretemporada en Villa Domínico.

En la primera práctica, el cuerpo técnico diagramó ejercicios físicos, técnicos y tácticos, en tanto que en el entrenamiento vespertino, se dedicaron a la pelota detenida.

Por otro lado, Carlos Benavídez continúo trabajando en kinesiología, buscando recuperarse tras su operación de rodilla.

El plantel se trasladó, una vez concluida la etapa de trabajo, al Hotel Scala, donde concentran de cara al amistoso de este sábado con Temperley.