En las últimas horas, Muy Independiente tuvo acceso a la información de que el viaje a Colombia no solo dejó como saldo una derrota que se tendrá que revertir en el partido revancha, sino también una profundización de las grietas en la relación jugadores – cuerpo técnico, lo que los dirigentes pudieron comprobar producto de, entre otras cosas, charlas que tuvieron con algunos futbolistas, referentes del plantel profesional.

La preocupación de la dirigencia por algunas malas actuaciones, pero fundamentalmente, por no haber cumplido los objetivos futbolísticos planteados para la temporada, hizo que se genere un acercamiento con parte del plantel para conversar y sacar conclusiones.

En la charla, desarrollada en Colombia, se tocaron distintos temas que tienen que ver con lo económico, lo futbolístico y también, con la convivencia y la relación entre jugadores y el entrenador. En cuanto a esto último, se generó un inquietud que no hizo más que ratificar una de las teoría que tenía la dirigencia a la hora de encontrarle explicación a la mala campaña del primer equipo.

Durante el diálogo con integrantes de la CD, el plantel ponderó y valoró las aptitudes y la capacidad de Holan a la hora de entrenar al equipo, mientras que solo cuestionó las formas y maneras de manejarse en la convivencia diaria, la que sufrió un desgaste difícil de superar.

Vale recordar que el viernes 17, se llevó adelante una reunión entre Pablo Moyano, Héctor Maldonado y Ariel Holan donde se empezó a planificar tanto la pretemporada y el mercado de pases, como la salida de varios jugadores, principalmente aquellos que llegaron a Independiente con contratos muy altos y que no han estado a la altura de lo que se esperaba en cuanto a su rendimiento.

A partir de todo esto, los directivos evaluarán nuevamente los pasos a seguir. Esto será, seguramente, durante el fin de semana y buscarán tomar una decisión definitiva acerca de la continuidad o no del técnico una vez que finalice la serie frente al equipo colombiano.

El contrato entre el Rojo y Ariel Holan concluye en diciembre del 2021 pero hay clausulas de revisión a favor de ambas partes al final de cada temporada futbolística y cualquiera de los lados podría, unilateralmente, cortar el vínculo sin tener que indemnizar al otro. Los dirigentes de Independiente consideran que es este el momento para definir el futuro del entrenador.