Leonel Ríos pasó por los micrófonos de Muy Independiente Radio y recordó su paso por Independiente, en el que consiguió el campeonato del 2002.

En el inicio, en relación a la situación actual expuso: “Hay que tener paciencia, estamos atravesando un momento difícil. Gracias a Dios estoy con mi familia y estamos aislados. Es desesperante estar tanto tiempo encerrado”.

Con respecto a cómo afecta esto a las diferentes categorías, declaró: “Un jugador de primera tiene más beneficios que cualquier otra categoría. Todas las demás están muy jodidas. Los futbolistas tienen otro trabajo además de jugar al fútbol. Ojalá que AFA y el gobierno ayuden a los que realmente lo necesitan”, y sumó: “Mis compañeros trabajan y entrenan para jugar al fútbol. Los jugadores de los equipos del ascenso están de esa forma, necesitan del sueldo para vivir. Otra no les queda”.

Además, exclamó: “No estoy de acuerdo con que se hayan sacado los descensos. Todo eso se resuelve en la cancha. Lo que se empezó tiene que terminar de la misma forma”.

Por otro lado, Toti se refirió al cariño que recibe de la gente de Independiente: “En instagram me viven agradeciendo por el torneo 2002. Los hinchas son muy agradecidos”.

En cuanto al presente del club, manifestó: “El Rojo es muy grande y hace muchos años no logra el campeonato local, da mucha bronca realmente. El equipo del 2002 jugaba realmente bien. Ojalá los chicos de ahora puedan lograr pronto el título para sacarse esa espina de no poder conseguir el torneo local por varios años”.

Luego, señaló: “El técnico que más me marcó fue el Tolo Gallego. El Pato Pastoriza también, sabía mucho, era un señor. El Pato fue un padre para mi. Estaba siempre encima del jugador, te vivía aconsejando y era muy detallista”.

Al ser consultado por el actual técnico del primer equipo de Independiente, a quien tuvo como compañero, Ríos comentó: “Hablé con Pusineri cuando agarró como técnico del Rojo para felicitarlo y apoyarlo en este momento. Trato de no meterme mucho en lo futbolístico, es decisión de él”, y añadió: “Pusi es un técnico muy capaz, hay que darle tiempo. Independiente tiene muy buenos jugadores y todo lleva un proceso. Lucas capacitado y en los clubes que dirigió le fue realmente bien. Ojalá se quede muchos años”.

Continuando con la charla, el futbolista repasó su carrera y sostuvo: “Arrepentirme no me arrepiento de nada. Jugué en lugares privilegiados. Pude haber hecho una mejor carrera, siempre me quedé con las ganas de poder jugar en la selección y es la cuota pendiente que me quedó”.

Además, deslizó: “Siempre que un juvenil está empezando en el fútbol, le doy un consejo: que su representante sea de confianza, sincero y priorice el bien del jugador y no de él. Muchas los representantes influyen mucho en la carrera de uno”.

En el final, pensando en el futuro, contó: “Estoy haciendo el curso de técnico. Voy por el segundo año. No es lo mismo ser jugador que DT. Mi idea es primero empezar con las inferiores para ir agarrando experiencia y luego seguir progresando”.