La gran mayoría de los que nos iniciamos en el periodismo deportivo, primero fuimos hinchas de un equipo de fútbol y amantes de este deporte. Luego, para estar cerca de nuestros colores, más la vocación por la profesión, nos iniciamos en esta maravillosa aventura.

Hay colegas que logran ser lo suficientemente profesionales y tienen una enorme capacidad para poder separar esas pasiones. No es el caso de quienes nos embarcamos en este gran proyecto que es “Muy Independiente”, el primer multimedio dedicado pura y exclusivamente a nuestro querido club. Y no se trata de tener esa capacidad para marcar diferencias entre el trabajo y el corazón, sino de la voluntad y el deseo fervientes de no querer dejar de sentir nunca ese intenso y enorme amor por el Rojo, tan incondicional como eterno.

Por tal motivo, alguna vez soñamos con la posibilidad y la alternativa de construir y cristalizar algo meramente distinto, superador, serio y profesional. Por sobre todas las cosas, albergando un profundo sentimiento por el Rey de Copas. Un sentimiento que día tras día emana de nuestra piel, de nuestra sangre… como células rojas que se reproducen permanentemente, con prisa y sin pausa.

En nuestro programa de radio, en la revista, en las redes sociales, en nuestro canal de YouTube y en esta misma web van a poder encontrar todo lo que están esperando. Información, opinión, entrevistas, entretenimiento… y muchas sorpresas más. Aportando un alto grado de responsabilidad, compromiso, credibilidad y profesionalismo.
En estas épocas tan complejas no resulta tarea sencilla apostar a un proyecto tan ambicioso y distintivo. Sin embargo, aquellas dos razones por las cuales muchos empezamos a transitar este camino tan espléndido y gratificante (motivos que ya describimos en las primeras líneas del presente editorial), significaron el motor suficiente y específico para que el SUEÑO se convierta en REALIDAD.

Como expresa una antigua frase: “La posibilidad de hacer realidad nuestros sueños es lo que mantiene la vida interesante”. Nunca te duermas sin un sueño, ni te levantes sin un motivo. En resumen, a la hora de concluir este editorial tan especial y sentido, simplemente nos queda un pequeño espacio para invitarlos a que puedan acompañarnos a disfrutar y a compartir todos juntos, sin excepción, este sueño tan genuino, tan inmenso y tan maravilloso que se ha dado en llamar… Muy Independiente.

Gracias a todos por dejarnos entrar en sus corazones. Gracias a cada uno de los lectores, oyentes, y especialmente anunciantes que permiten sostener este singular desafío. Gracias a TODOS por formar parte de este nuevo universo rojo. ¡Bienvenidos!

Renato Della Paolera.
Director general.