Por primera vez venció a un equipo chileno como visitante y rompió una racha de 27 años sin conseguir tres victorias consecutivas en partidos internacionales.

Independiente había jugado ocho encuentros ante rivales trasandinos y como visitante, pero nunca se había llevado los tres puntos: Perdió cinco y empató tres.

La primera visita del Rojo a Chile fue ni más ni menos que para la segunda final de la Libertadores 1973, cuando Independiente después de empatar sin goles ante Colo Colo en Avellaneda, iguala 1-1 en Santiago y se queda con su cuarta Copa Libertadores.

Además, desde la Libertadores de 1990 que el Rojo no encaminaba más de dos partidos con victorias. Los festejos de aquella edición: 1 a 0 vs. River, 6 a 0 vs. Pepeganga y 3 a 0 vs. el mismo rival venezolano, por la vuelta de los octavos de final.

Fuente: Fox Sports / Silvio Maverino