Lucas Romero expresó su fastidio luego de la caída de Independiente ante Talleres, en Córdoba, por 3-1.

“Tuvimos dos desatenciones en el primer tiempo y no nos puede pasar si queremos pelear arriba”, reconoció el mediocampista, y continuó: “Pudimos haberlo empatado en el segundo tiempo con algunas situaciones que tuvimos pero hay que seguir trabajando para corregir errores”.

Pensando en el próximo partido, señaló: “El equipo termina golpeado por el resultado de hoy perro sabemos que se viene el clásico, vamos a enfocarnos al 100% para llegar óptimos a ese partido muy importante”.