Brian Nieva, ex futbolista surgido de la cantera del Rojo, pasó por los micrófonos de Muy Independiente Radio.

En el comienzo, comentó: “Hace un año y medio decidí dejar de jugar. Mi último club fue el Porvenir. El último empujón para dejar fue la lesión que tuve de ligamentos cruzados”.

Con respecto a su récord como goleador de las categorías inferiores, exclamó: “Superé los 100 goles. Tengo el recorte de diario cuando me hicieron la nota que pasé los 100 goles, es un lindo recuerdo”.

Luego, se refirió a las chances que tuvieron los de su camada en el primer equipo: “Las oportunidades que tuvimos mis compañeros y yo fueron realmente muy pocas. Independiente es un club muy grande, tenés que rendir en la primera que te toca”, deslizó, y continuó: “Los chicos que conozco sinceramente aman al club y les hubiese encantado tener más posibilidades o poder volver hoy en día. Pero sabemos que el fútbol es así y los clubes grandes se manejan de esa forma. Hay que rendir desde el día uno”.

Además, se refirió al modo en que de desarrolló su carrera: “Cuando estaba en la quinta, entrenaba doble turno. Ese año hice 23-24 goles en el campeonato. Y había un rumor que podía subir a primera. En Primera yo tenía bien claras las cosas: tenía que entrenar, cuidarme, descansar. Realmente estoy tranquilo conmigo mismo. No me tendría que haber ido del Rojo en su momento. Me apresuré. Pero estoy sumamente tranquilo, hice lo que tenía que hacer y dejé todo. Si pudiera elegir hoy en día, no me voy a ningún lado y me quedo en el club”, declaró Nieva.

En esta misma linea, expuso: “Si tengo que decirle algo a los chicos de inferiores es que no se vayan nunca del club, que entrenen mucho, que se cuiden y descansen bien. Más de eso no puedo decir, no me corresponde”.

Por otro lado, el ex futbolista recordó a algunos de sus ex compañeros, que le mandaron saludos y recordaron anécdotas: “Nico Mazzola hacía el trabajo sucio, un jugadorazo. Era un ropero. Es un gran tipo, tengo muchos recuerdos con él. Un fenómeno”, y continuó: “Julián Velázquez es un tipazo y un jugador increíble. La superación que tuvo me sorprendió, evolucionó muchísimo con la zurda y muchas más cualidades. Nos tomábamos el colectivo juntos para ir a entrenar y volver a casa”.

En el final, hizo alusión al actual entrenador de Independiente, con quien también jugó: “Pusineri tiene mucho temperamento. A mi me retaba siempre pero para que crezca, me vivía dando consejos. Yo empecé y él estaba por terminar su carrera, era un docente. Como compañero era un personaje, era uno de los primeros en llegar a los entrenamientos. Siempre llegaba cantando alguna cumbia pero le erraba a la letra. Yo me reía y él me puteaba, ja. Conozco a Pusineri y a la mayoría del cuerpo técnico, ojalá les vaya bien. Tienen todo para triunfar”.