Fernando Redondo fue entrevistado por el Diario La Nación y en medio de un repaso por su carrera, se refirió a su fanatismo por Independiente y el contacto que tuvo con los dirigentes para ser manager.

En el comienzo, el ex futbolista recordó: “Mi papá nos llevaba a la cancha de Independiente, a mí me encantaba. Nos transmitió el sentir las cosas. No sólo mi papá es hincha de Independiente: también lo era mi abuelo materno, de apellido Nery Huerta, socio vitalicio, así que la influencia venía por las dos partes. Agarramos una etapa espectacular, fines de los 70 y comienzos de los 80, con Alzamendi primero, después Marangoni, Bochini, Villaverde, Trossero…”.

En esta misma linea, el Principe comentó: “Me acuerdo de la final del Nacional 78 que le ganamos 2-0 a River en Avellaneda, con los goles de Bochini. Estábamos en la Cordero y papá dijo: ‘Si metemos un gol le tiro los zapatos al linesman’ (risas). Lo dijo como un chiste, una promesa, no como algo violento. Y así fue, se los tiró nomás. ¡Zapatos nuevos, y se volvió descalzo a casa! ja, ja, increíble”.

Al momento de referirse a sus características de juego, expresó: “Creo que viene con uno, y después vas mirando e incorporando cosas. Ahí influyeron por un lado el gusto futbolístico de mi padre, el de Independiente, y también el hecho de ver seguido a Marangoni. Siempre fui 5, en algún momento me quisieron poner de 10, por características técnicas, pero muy poquito”.

Por otro lado, Redondo contó: “Mis tres hijos son hinchas de Independiente. Van seguido al Libertadores de América”.

Al ser consultado por el motivo por el cual jamas vistió la casaca roja, expuso: “Cuando se supo que no quería renovar en Milan, gente de Independiente se acercó a Ricardo Luri, mi representante, pero yo ya sufría mucho con la rodilla, no tenía sentido. Me hubiese encantado entrar a la cancha de Independiente a jugar y que mi abuelo, mi padre y mis hijos me vieran desde la tribuna con esa camiseta (se le ilumina la cara). Hubiera sido coronar de una manera muy linda mi carrera, pero estando bien, no así como estaba”.

En el cierre, en cuanto a la oferta que recibió hace poco, exclamó: “Me ofrecieron ser Manager antes de que llegara Holan. Agradecí, pero les expliqué que no me veía en otra función que no fuera la de entrenador”.