Nicolás Frutos pasó por el aire de Muy Independiente Radio y recordó el 4-0 frente a Racing en el 2005, en el que marcó tres tantos.

“Estoy viviendo en Bélgica. Estoy como comentarista en la televisión, lo tomo como un pasatiempo”, comentó en el comienzo.

Luego, en relación a aquel clásico en el que fue protagonista, deslizó: “Mi mujer me miró con cara rara cuando le hablé del aniversario del 11 de septiembre, ya pasaron 14 años, increíble. Soy muy memorioso, hasta me acuerdo de la noche anterior del partido contra Racing. Me alegra mucho que la gente se acuerde”.

En este mismo sentido, sobre el gol del Kun, soltó: “Yo estaba siguiendo la jugada feliz porque estaba solo esperando el pase, iba a hacerle cuatro goles a Racing, ja. El Kun armó una jugada bárbara, fue un golazo”.

Por otro lado, Frutos contó que sigue al conjunto de Avellaneda: “Soy de mirar mucho los resúmenes de los partidos, trato de estar en todo. Estoy bastante al día con los partidos de Independiente”, expuso, y a continuación exclamó: “Aplaudo a Independiente por el perfil de entrenadores que buscó en este último tiempo”.

Con respecto a la figura del manager y ante la consulta de si serviría que el Rojo sume uno, señaló: “El manager sirve depende la importancia que se le dé. El director deportivo en Europa es el máximo representante de la parte deportiva de un club, hace análisis, trae informaciones. Antes lo que se hacía en Europa era que el club buscaba a un jugador y el entrenador debía adaptarse. Ahora no, el manager lo que hace es ciertos filtros y análisis para juntarse luego con el entrenador y decidir”.

En esta misma linea, lanzó: “Los dirigentes en Argentina juegan mucho al Gran DT y es difícil instalar la figura del manager así. El manager debe tener poder de decisión. Si vos seguís a un futbolista y luego viene un directivo a plantearte otra cosa, lo tuyo no sirve para nada”.

Por otra parte, el ex delantero habló de la posibilidad que tuvo de trabajar en Independiente: “Tuve reuniones para manejar las inferiores. Con Julio Comparada llegué a ponerme de acuerdo y todo, pero por cuestiones personales tuve que desistir”.

En el final, sobre la chance de que en un futuro regrese al país si lo llaman del club, manifestó: “Es imposible que no me pique el bichito si alguien me llama de Argentina. La verdad es que ahora pienso en estar en Bélgica. A Independiente le tengo cariño y me gustaría trabajar ahí algún día porque además de quererlo, tiene un prestigio mundial”.