Gabriel Milito habló en Radio La Red sobre su paso por el banco de Independiente y analizó la actualidad del Rojo.

“Independiente me dio todo en el fútbol. Además de ser DT, me unía el sentimiento y eso no es fácil de manejar. Asumí con tres torneos y pensé que podíamos avanzar, pero esos seis meses fueron complejos y fuimos irregulares”, reconoció en el inicio.

En esta misma linea, añadió: “Los golpes de las eliminaciones afectan y mucho más cuando tenés sentimientos por el club. Soy ansioso y entendí que era lo mejor dar un paso al costado. Después con el tiempo entendí que a veces los resultados tardan un poco más”.

Con respecto a su trabajo y los futbolistas que llegaron durante su mandato, soltó: “No se que hubiese pasado si seguía. Además ese mercado de pases no fue bueno. De hecho a Meza lo compramos fuera de mercado por la lesión de Leandro (Fernández). Trajimos a Figal de Olimpo, tuvimos que recurrir a Barco. Sánchez Miño llegó porque no teníamos suplente de Tagliafico”, y agregó: “Buscamos más jerarquía, pero no pudo ser. Igual teníamos equipo para hacer más y por eso entendí que había que dar un paso al costado”.

Además, en relación a su salida dijo: “Costó el después por el cariño al club. Independiente venía de años dolorosos y entendí que podía devolver esa felicidad y no se pudo. La logró en 2017 y me puso contento”.

Por otro lado, haciendo un análisis del presente del equipo, Milito sostuvo: “Hoy Independiente juega muy bien. Quizás en el torneo local no es tan regular y la Libertadores se va por detalles. Por momentos superó a River. El estilo me gusta. Me identifica la manera de jugar”.

En esta misma linea, sobre el actual entrenador señaló: “Holan logró el reconocimiento de la gente y eso no es poco. En muchos aspectos pienso distinto y se lo he dicho. Pero nada más”.

En el final, haciendo referencia al cariño de la gente y la posibilidad de volver al club en el rol de manager, exclamó: “El afecto de la gente de Independiente lo vivo día a día. Estoy a favor de la figura del Manager, me parece muy necesario. Es un puente necesario. Pero yo no me veo en ese cargo”.