Gonzalo Rehak habló en Muy Independiente Radio en la previa de un nuevo clásico de Avellaneda y recordó el último partido frente a Racing, en el que fue protagonista.

En el comienzo, el arquero habló de la rehabilitación que atraviesa tras la operación de uno de sus hombros. “Llevo siete meses de recuperación y en el octavo me dijeron que me darán el alta. El hombro está bien y sin molestias”, comentó, y continuó: “Fue muy dura esta lesión para mi pero la tomé como una prueba a superar. Al principio pensé que iba a demandar menos tiempo pero charlando con los médicos me di cuenta que no iba a ser así”.

Luego, para completar esta cuestión, expuso: “No es habitual que los arqueros se lesionen los hombros pero pasa. A mi se me salió la articulación, en el momento fue muy doloroso y la operación fue complicada”.

Pasando a lo que tiene que ver con el presente del equipo, declaró: “Se fueron los jugadores más desiquilibrantes que teníamos y no es fácil reemplazarlos. Ellos estaban en su mejor momento y con una confianza única y los refuerzos primero deben adaptarse”.

Por otro lado, Rehak hizo referencia al último clásico con Racing, en el que fue titular y realizó una gran atajada estando lesionado: “Cuando me enteré que iba a jugar aquel clásico en cancha de Racing, por un lado me sorprendió y por el otro dije ‘esta es mi oportunidad’. El contexto en ese partido era desfavorable pero la confianza era la mayor. Me cambió la vida ese clásico, lo único malo fue la lesión”.

En esta misma linea, sobre el desgarro que lo obligó a salir y ser reemplazado por Damian Albil, exclamó: “Cuando me lesioné, no quería salir, me puse a llorar por la bronca que me dio pero son cosas que pasan y de ese partido tengo lindos recuerdos”.

Ya palpitando el partido del próximo sábado, el golero expresó: “Es algo raro lo que nos pasa con el clásico. Muchas veces Independiente llegaba mal y ellos bien y les ganábamos igual. Es difícil de explicar pero es indudable que algo pasa”.

En el final, al ser consultado por la posibilidad de irse a sumar minutos a otro club una vez que le den el alta, deslizó: “Es fundamental jugar y sentirse titular, se me cruza por la cabeza irme a otro lado para agarrar continuidad pero ahora sólo pienso en recuperarme”.