Luego de una semana donde desde parte de los grandes medios nacionales se reclamó exhaustivamente un inexistente penal ante Boca, Independiente sufrió dos errores arbitrales ante Corinthians que podrían haber cambiado la resolución del partido.

A los 58 minutos del encuentro, Fernando Gaibor ejecutó un tiro libre que dio directo en la mano de uno de los defensores paulistas ubicados en la barrera dentro del área. Era penal y no se cobró.

Como si fuera poco, a 5 del final, el árbitro uruguayo Daniel Fedorczuk anuló lo que hubiese sido un lícito empate de Silvio Romero por offside. Lo que no vio es que el jugador de Independiente tenía a tres jugadores habilitando su posición.

¿Se hablará tanto de estas jugadas como el inexistente penal de Verón vs Boca?