Federico Mancuello, hombre surgido de la cantera roja, volverá a pisar el césped del “Libertadores de América”, esta vez en condición de adversario, cuando, para las filas del Flamengo, enfrente a Independiente por la ida de la final de la Copa Sudamericana.

Hombre oriundo de Reconquista, Santa Fe, tuvo su bautismo con la casaca del “Rey de Copas” en la decimonovena fecha del Apertura 2008, en la derrota ante Arsenal de Sarandí, por dos a uno, siendo Miguel Ángel Santoro quien lo llevó al profesionalismo. En aquella oportunidad, ocupó un lugar en el banco de suplentes e hizo su ingreso a los 37 minutos del complemento, por Hernán Fredes.

En su primer etapa, anotó cinco goles con la escuadra de Avellaneda, alternando la titularidad con Américo Gallego y sucesivos entrenadores, hasta pasar a las filas de Belgrano de Córdoba, en carácter de préstamo, para volver en el 2012. Fue parte del plantel que se coronó campeón de la Sudamericana en el 2010.

Para el Clausura 2012 regresa al sur del conurbano y se bancó el peor momento de nuestra historia. Hubo premio para su perseverancia y, en el transcurso del 2014 y 2015 mostró su mejor versión, estacionado como volante por izquierda o interno en ese sector.

Su buena en la ejecución de tiros libres o corners lo llevaron a ser encargado en esa materia y sus conquistas llegaron a través de esa vía, convirtiéndose en referente de los planteles comandados por Jorge Almirón y Mauricio Pellegrino, llegando a ser citado para la Selección Argentina por Gerardo Martino.

Para enero del 2016, se concretó su venta al “mengao” en una operación de casi tres millones de dólares por el 90 por ciento de su pase, quedando un cinco por ciento restante para la institución que vio su natalicio futbolístico y otro monto igual para la Asociación Civil Atlética y Tiro de Reconquista.

Con la casaca del “diablo” disputó 159 encuentros, marcó 18 tantos, atrapó un título de carácter internacional y consiguió unirse, en dos enfrentamientos, a las filas del combinado nacional, en donde marcó, de pelota parada, ante El Salvador.