Pablo Moyano habló desde el banderazo en apoyo al primer equipo.

En sus primeras palabras se refirió a la actualidad de Independiente: “Es una sensación única poder estar presente en una final. Aunque algunos la quieran minimizar, es una copa internacional. Independiente la va a enfrentar y jugar. Yo estoy convencido que si Dios quiere,  se nos va a dar el resultado. Estuve en la semana con el técnico, con los jugadores. Estamos ilusionados. Los jugadores  tienen ganas de jugarla ya”.

“Ojalá le podemos dar a los hinchas esa alegría  que necesitamos. La copa 18 va a ser el envión anímico y deportivo para  el gran sueño que tenemos que es la octava. Hay que seguir creciendo, jugando copas internacionales todos los años.  Independiente  tiene un futuro de grandeza”, manifestó.

Siguiendo con sus dichos mencionó: “Hace tres años era un club prácticamente quebrado. Los predios abandonados, los jugadores no querían venir porque no pagaban sueldos. Había embargos, juicios. Se asumió y se tomó la responsabilidad de llevar adelante un club tan importante y se ha organizado. Hoy es noticia en los diarios por tener la posibilidad de seguir ganando copas internacionales”. Además, agregó: “Es un club que está ordenando, la cancha finalizada, los predios de primer nivel. Hemos hecho un esfuerzo importante”.

“Es un grande  y tiene que estar jugando todo. Aunque a muchos no les gustes, es el único Rey de Copas y mañana lo va a demostrar”, explayó Moyano.

Por último afirmó: “Si pudiera Hugo estaría acá. Más allá de los ataques que estamos recibiendo día a día, nuestro amor es Independiente Ojalá el viernes cuando lleguemos a Ezeiza, pueda recibir la copa de mano de Ariel y los muchachos”.