Posicionarnos en la actualidad política de Ecuador puede regalarnos un platillo sumamente interesante. Actualmente, el electorado de dicho país se dirige a un referéndum que busca mutar el escenario político. Las migas de este asunto son más propicias de otro sitio, pero podemos deslizar que el centro está en la disputa del actual presidente, Lenin Moreno, con su precedesor –y ex aliado- Rafael Correa. En tiempos mejores, ambos dos componían la fórmula del poder ejecutivo, con Correa al mando de la presidencia y Moreno como vice. La asunción de este último y ciertas maniobras suyas a favor de opositores y disidentes a Correa motivaron acusaciones cruzadas: Traición, por un lado, golpismo, por el otro. Con el poder ahora de su lado, Moreno busca independizar la perspectiva política de su más próximo antecedente en el cargo. Y Correa jura no hacérsela fácil.

Este culebrón político que tiene en vilo a aquella nación puede darnos una sorpresa al descubrir que, entre la clase política ecuatoriana, se encuentra un viejo conocido para los buenos memoriosos del Club Atlético Independiente: Carlos Luís “Pestañita” Morales, un ex arquero que perteneció a nuestro equipo a mediados de los 90’, al cual arribo bajo el ala del DT Miguel Ángel Brindisi.

Habitué suplente de Luís Islas y Faryd Mondragón, acumuló juego gracias a las convocatorias de estos dos sujetos a sus respectivos combinados nacionales. En total, Morales acumuló 22 presentaciones con la camiseta roja. Pertenece a él la marca de ser el primer futbolista proveniente de Ecuador en jugar en El Rojo: El único en la historia del equipo, hasta el arribo de Fernando Gaibor en los tiempos que corren. De yapa, en su currículum figura la obtención del Clausura del año 94’ y la Supercopa de aquel mismo año.

La transferencia de Gaibor motivó la reaparición en el Mundo Independiente del mencionado Morales: A través de su Twitter, el guardameta realizó un video donde le deseaba los mayores éxitos a su compatriota y aprovechaba para enviar su afecto a la hinchada de Avellaneda. No es casualidad que en 2004, mediante una entrevista al medio El Universo, Morales declarara que de lo único que se arrepentía en su carrera “es de haber salido de Independiente”.

¿Qué fue de Morales, entonces? Una vez lejos de Avellaneda, se continuó desenvolviendo en el fútbol de su país, sumada a una estadía en la liga chilena. Cuando colgó los guantes, se desarrolló con gran talento en la televisión, oficiando de comentarista deportivo, analista, columnista y, finalmente, rostro de uno de los principales noticieros de aquellos pagos. ¿Ya está entonces? Ni ahí, porque Morales –inquieto a la hora de embarcarse en nuevos proyectos- ingresa en el mundo de la política a gran escala en 2014, al ser electo concejal de Guayaquil por el frente Centro Democrático Nacional, movimiento que lo tenía como uno de sus principales rostros.

Al parecer Morales continúa vinculado al Rey de Copas aún a más de dos décadas de sus días por aquí, ya que tras desvincularse del Centro por diferencias con parte de la cúpula del partido, continuó su trayectoria política estableciéndose como “Concejal Independiente”. Cuando se retiene un gran recuerdo, bueno es revivirlo en cualquier lugar que se muestre propicio.