Luego del entrenamiento matutino, dialogó con la prensa Nicolás Domingo.

En sus primeras palabras se refirió al cotejo ante Boca Juniors: “Nos quedó bronca. Hicimos un gran primer tiempo pero no convertimos. Hubo dos fallos claves”.

“En los partidos importantes el equipo siempre apareció, debemos conseguir mayor regularidad”, manifestó.

Siguiendo con sus dichos comentó: ” El domingo estábamos con un jugador más y yo tenía amarilla. Con Lanús, no esperaba salir pero es así, estamos todos para sumar”.

“Si uno hace un análisis profundo, el equipo estuvo dos goles arriba de Boca todo el tiempo pero bueno, no los hicimos”, explayó.

En referencia al Superclásico dijo: “El fin de semana va a ocurrir algo que nos va decir en dónde vamos a estar parados en el 2019. Nosotros podríamos haber estado en la final de la Libertadores”.

“Esta semana estamos tranquilos porque dimos vuelta la página de Lanús. El equipo jugó bien y presionó. Ahora tenemos que ir a Mendoza a buscar los tres puntos”, explicó.

Domingo hizo un balance sobre el año transcurrido: “Es bueno. En la Recopa podríamos haber ganado tranquilamente y llegamos a cuartos de la Libertadores. Lo único malo fue no haber clasificado a la Copa de 2019”.

“Godoy Cruz viene bien, tiene potencial ofensivo y van a querer cerrar bien el año de local. Va a ser un lindo encuentro”, expresó refiriéndose al rival.

En alusión a su presente mencionó: “Estoy feliz en Independiente, me queda un año y medio de contrato. Mi cabeza está puesta en el sábado y después en descansar con mi familia”. Además, agregó: “No me inquieta renovar contrato pero  lo hablé con algún dirigente para saber del tema. Si todo sigue así, la renovación se dará de forma natural”.

“Tenemos que prepararnos para afrontar cada partido como una final porque eso demanda la historia del club. En los partidos definitorios siempre dimos la talla”, habló por último.