El entrenador de Independiente, Ariel Holan, brindó su habitual conferencia de prensa, luego de la victoria ante River por uno a cero, con un tanto de Nicolás Domingo, en donde ponderó la actuación de sus dirigidos. Dio su visión sobre el partido y posó sus expectativas en los compromisos venideros.

En primer término, el técnico del “Rojo” se refirió al desarrollo del encuentro, luego de que la visita se viera en  inferioridad numérica, por la roja que vio Germán Lux: “Con River cuesta con once, con diez, es River. Creo que, en el momento en que ellos tenían once, nos estaba costando mucho poder entrar al campo rival. Después, con la expulsión, se cerraron un poquito más y nos costó. Son crecimientos en los que el equipo tiene que seguir avanzando. para poder lograr no perder fluidez en el juego y que no sea tan traumático entrar a campo rival con el balón dominado. La envergadura del rival no se puede dejar de lado, por la categoría de sus futbolistas y por la estrategia que tienen en sus partidos”.

Así mismo, hizo hincapié en la rotación y el plus que deja el resultado en el aspecto anímico: “En el campeonato, necesitábamos llegar a diciembre en una posición que nos permita, en la segunda rueda, estar competitivos. Es muy importante para nosotros llegar a este mes expectantes que nos permita, en el tramo final, acelerar y conseguir, como mínimo, clasificar a la Copa Libertadores del 2019”.

También, evaluó la performance de Juan Manuel Sánchez Miño, autor intelectual del tanto del triunfo: “Estoy muy satisfecho y muy contento. Es un futbolista que hay que decirle que pare un poco, porque quiere entrenar más de lo que puede, nunca es suficiente una sesión de entrenamiento, siempre quiere más y, después lo hace dentro del campo de juego. Su disposición y actitud es tremenda. En segundo lugar, su crecimiento futbolístico, porque jugó de lateral izquierdo, hoy como interior por ese sector, lo ha hecho por afuera y, para mí, es un crecimiento en su carrera, con la técnica que tiene y la dinámica lo va a hacer crecer profesionalmente. Tercero porque, nosotros sabemos que nuestro club es difícil y que, a veces, los jugadores necesitan un poco de tiempo para adaptarse y que, cuando lo logran, y sienten el apoyo de la gente empiezan a rendir como a todos nos gustan. Juan es un ejemplo de que, a veces, hay que tener un poco más de paciencia de la que generalmente no se tiene”.

Sobre la misma línea, expresó sus palabras sobre Walter Erviti: “Es otro de los casos que, a veces, se van dando coyunturas que complican. Él arrancó muy bien, se lesionó y nunca pudo agarrar una continuidad. Esto, en el fútbol, correr por correr al rededor de una cancha nunca te da el ritmo que te da el entrenamiento con pelota y llevarlo adelante en un partido. Creo que, hoy, el rival era de máxima exigencia y volvió después de muchos partidos sin jugar, le costó. Es importante su rol porque el martes tenemos copa, el sábado el clásico y, después, copa de vuelta.

“Creo que hizo un gran partido. Siempre confié en la capacidad que tiene porque, insisto, un futbolista que tiene 200 partidos en la liga española, donde hay delanteros de máximo nivel, obviamente que puede hacerlo en nuestra liga. Lógicamente necesitan de un período para amoldarse, sobre todo a otra cultura, a otra forma de vivir. Es un país totalmente diferente, con otras reglas y otra dinámica. Son personas. Además tuvo 50 días de vacaciones porque vino en el receso más largo. Llegó, casi, a una semana de jugar por primera vez acá. Hoy me gustó mucho y cumplió con creces”, sentenció sobre los noventa minutos de Fernando Amorebieta.

En igual sintonía, ahondó en lo que vivenció Ezequiel Barco en este período como sparring: “Él viajó, estuvo 20 días y volvió en clase turista, no son máquinas. Es un chico joven, que estuvo entrenando en Europa, jugó y llegó el miércoles con muchas horas de vuelo. Todo esto hay que tenerlo en cuenta. En una seguidilla como la que viene, lo peor que nos puede pasar son las lesiones musculares”.

En otro orden, realizó una especie de descargo sobre lo que acontecerá en los próximos siete días: “En una semana vamos a jugar tres partidos importantísimos. Analizaba por qué, a veces, cuando vuelven de las selecciones en Europa pueden jugar miércoles y domingo y acá no. Hay muchas cosas para ver. En primer lugar, el tipo de juego que ellos tienen, porque para nosotros son, muchos, ‘Titanes en el Ring’, y, si ven el de allá, la pelota está más tiempo en movimiento y los jugadores más parados que en el piso. El contacto físico se parece más al rugby. En segundo lugar están los viajes. Para ir a jugar de una capital a otra es una hora. Nosotros tenemos traslados más largos. En tercer lugar está el campo de juego. La carga neuromuscular de allá, en canchas rápidas, es mucho menor que la que hay acá en césped seco, con el pasto alto. Todo esto hay que tenerlas en cuenta, sobre todo cuando vamos a enfrentar tres partidos en una semana con el nivel de estrés y el nivel emocional que implica, para ellos, estar en esta situación. Muchas veces hay que ir administrando y es difícil lograr la excelencia”.

Con la mirada apuntando en lo que será el choque ante Libertad de Paraguay, comentó cómo está Fabricio Bustos de su lesión: “Está muy bien. Esperamos que el martes sea de la partida. Vamos a evaluar cómo terminaron todos y, en función de eso, poner a los que estén 100 puntos”.

Para finalizar, confió intimidades sobre las expectativas del plantel: “Estamos muy contentos con el torneo que hacemos y con un poquito de rebeldía porque sabemos que deberíamos tener más puntos de los que tenemos. Por ese lado, es bueno que estemos, un poco, con esas ganas de terminar el certamen con todo, porque lo merecemos. Ellos lo merecen. Estamos muy bien”.