La AFA confirmó que el fútbol argentino regresará a fase uno luego del brote de casos que hubo en los diferentes equipos.

A raíz de esta decisión, los futbolistas deberán trasladarse a los entrenamientos en sus vehículos particulares, no podrán utilizar vestuarios y se cancelarán las concentraciones.

Además, la AFA pidió a los clubes que se respeten los protocolos y aseguró que se realizarán exhaustivas inspecciones. “Esta asociación insta a los clubes, jugadores y jugadoras, miembros de las instituciones y a toda la familia del fútbol en general, a cumplir de forma estricta con los protocolos sanitarios oportunamente aprobado. A partir de los próximos días, se realizará inspecciones para corroborar el exhaustivo cumplimiento de todas las medidas. De no cumplirse las mismas, se elevará un informe al Tribunal de Disciplina a fin de que obre conforme su competencia“, expresa el comunicado oficial de la institución.

Luego de la reunión de dirigentes, en la que se dieron a conocer las nuevas medidas, Nicolás Russo declaró: “Hay que tratar de no parar el fútbol de Primera División y las categorías de Ascenso. Estamos en un momento muy difícil. Cada uno desde su lugar tiene que aportar para generar las medidas”.