Cecilio Domínguez habló en 90 Minutos ESPN sobre su conflictiva salida de Independiente y apuntó contra la dirigencia.

El delantero rompió el silencio tras su partida y lanzó: “Nunca tuve un trato con la dirigencia de Independiente. Fue lamentable. Deja mucho que desear que no estén ahí, que no cumplan con los jugadores, que no cumplan a la palabra. No me cumplieron a mí ni a nadie. Cualquier lugar es mejor que Independiente hoy en día”.

Además, si bien fue comprado por el Austin FC y fue cedido a préstamo a Guaraní hasta que el club debute en la MLS, afirmó: “Me encantaría jugar en Boca. Ojalá me hubiera llamado Riquelme”.

Con respecto a su paso por el conjunto de Avellaneda, exclamó: “A Independiente le agarre un cariño gigante, me encantó. Me llevo un lindo recuerdo, hasta llegué a extrañar a la gente que me silbaba en la cancha en estos meses. Sé que Cecilio Domínguez en Independiente es malo. La gente vio lo que nos costó, pero no vio todo lo que vivimos”.

Asimismo, aseguró que la pasó mal: “Cuando llegué me hice muy amigo de Gaibor. Él pasó algo similar a lo que me pasó a mí, entonces ya conocía cómo era la situación. Yo estaba emocionado, me encantaba la presión, pero pasaron muchas cosas. No me dieron confianza, no sentí el apoyo, no me sentí respetado. Una sola vez hablé con Pablo Moyano en el club. Burruchaga me llamó, se portó muy bien conmigo”, y sumó: “Creo que la gente de Independiente no se da cuenta de lo que hace hoy en día al silbar. Es imposible comparar a Bochini y esas camadas, con las camadas nuestras. Era un infierno”.

Además, recordó la dura derrota en el último clásico y deslizó: “No queríamos salir a la calle después de la derrota con Racing, no nos queríamos cruzar con nadie porque nos puteaban. Fue muy difícil”.

En el final, el paraguayo remarcó: “La pasé muy mal en Independiente pero respeto, quiero y valoro al club”.