En las últimas horas, al interés de Independiente por Iván Marcone, se sumó el de Boca por Cecilio Domínguez y los dirigentes de los clubes ya están negociando.

Si bien no se descarta que Silvio Romero pueda llegar a entrar en la operación, el Xeneize considera imposible afrontar el contrato del Chino y solo se podría avanzar si baja sus pretensiones.

La posibilidad del paraguayo aparece a partir de la inminente salida de Sebastián Villa, que lleva a Russo a buscar un jugador de características similares. El Rojo, por su parte, busca deshacerse del alto contrato de Domínguez, por lo que no vería con malos ojos intercambiarlo por Marcone, sobre todo teniendo en cuenta que las cifras que los clubes abonaron por cada jugador son más cercanas.

Si Boca insiste por Romero, desde Independiente pedirían el pase de Jan Hurtado o de Mateo Retegui, delantero que volvió tras su préstamo en Estudiantes de La Plata.

Hasta el momento, ninguna de las partes hizo referencia a Juan Sánchez Miño, por lo que no entraría en la negociación. En las próximas horas, continuarán las charlas para tratar de llegar a un acuerdo.