Lucas Albertengo, hombre que supo vestir la camiseta de Independiente, defenderá la pilcha de Estudiantes, mientras que Juan Sánchez Miño y Ezequiel Cerutti, futbolistas que supieron ponerse la de el “león”, buscarán los tres puntos con la de el “diablo” este domingo, desde las 13:15 hs, en el estadio “Ciudad de Quilmes”, por la cuarta fecha de la Superliga, con el arbitraje de Ariel Penel.

El “Flaco” llegó a la institución de Avellaneda luego de un gran paso por Atlético de Rafaela, con 23 años. Su debut fue en el torneo de la temporada 2015 ante Newell’s, en Rosario, y no defraudó. Fue victoria para los “rojos”, por tres a dos, y el delantero facturó por duplicado.

Entre torneo doméstico y Copa Sudamericana disputó un total de 60 partidos esta camiseta, anotando un total de 15 goles y siendo parte del plantel campeón del 2017. A mediados de este año, y luego de jugar un tiempo en el Monterrey de México, el “pincha” se hizo con sus servicios en condición de préstamo por un año, con un cargo de 200.000 dólares y una opción de compra de dos millones verdes por el 50 por ciento de su ficha.

Cerutti llegó a la “ciudad de las diagonales” en el 2014, luego de sus pasos por Sarmiento de Junín y Olimpo de Bahía Blanca.

Su debut fue frente a Arsenal de Sarandí, en ese año, de la mano de Mauricio Pellegrino, técnico que también supo sentarse en el “Libertadores de América”, con victoria por uno a cero y una gran labor junto a Guido Carrillo, su aliado en ataque.

En total dijo presente en 60 oportunidades con este elenco, anotando seis tantos. Luego de fichar por San Lorenzo y el Al-Hila, de Arabia Saudita, se sumó a las filas del conjunto de Ariel Holan en este mercado de pases, a préstamo por un año con cargo de 400.000 dólares y, en caso de querer quedarse con su ficha, deberán desembolsar 4.5 millones en moneda estadounidense.

Por último, hablaremos de Juan Sánchez Miño. El volante/defensor con natalicio futbolístico con Boca Juniors, arribó al “león” en el 2015, proveniente del Torino italiano, por 18 meses.

Vistió esos colores en 34 oportunidades, anotándose con tres conquistas. En 2016, de la mano de Gabriel Milito, pasó a sumarse para los de Avellaneda, por menos de dos millones de dólares, una historia que perdura hasta nuestros días y que ya tiene dos títulos en el lomo.