Nicolás Domingo habló en el aeropuerto, antes de partir hacia Antioquia, y palpitó la serie con Águilas Doradas Rionegro.

“Vamos a ir a Colombia a conseguir los tres puntos y dar el primer paso para luego poder avanzar acá en el Libertadores de América”, comenzó el mediocampista.

Sobre la posibilidad de ser titular, declaró: “El equipo no está confirmado, nos queda un entrenamiento y seguramente Ariel definirá. Estamos todos preparados para dar lo mejor. Si me toca jugar, voy a brindarme al máximo como siempre”, y agregó: “Trato de estar siempre tranquilo, mantenerme siempre de la misma manera y entrenarme siempre igual, cuando me toca estar y cuando no. El fútbol es cambiante y la única verdad está adentro de la cancha, donde uno se puede defender”.

Luego, se le consultó por los 2100 metros de altura y exclamó: “Jugué un año en Ecuador. Creo que a partir de los 2500 metros se siente, pero es cierto que hay una leve altura que hay que manejar. Tenemos que ser inteligentes y tratar de que no haya transiciones. Es un equipo que juega de contragolpe, que tiene jugadores rápidos. Nosotros intentaremos imponer nuestro juego, mantener la pelota y ser eficaces de tres cuartos de cancha para adelante”.

En el cierre, cuanto a la continuidad de Holan y el futuro, Domingo sostuvo: “Tenemos que estar tranquilos. Nuestro objetivo ahora es avanzar y después pensaremos en lo que viene. No podemos mirar más allá del partido del martes”.